Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD en el Desayuno Temático ¨La creación de valor a través de la producción responsable de caña de azúcar¨

Martes 3 de octubre de 2017, 8:00 AM en el Salón Empresarial

Un tema fundamental nos ocupa hoy en este desayuno temático que se ha hecho una tradición para conocer y debatir los más importantes factores que afectan, positiva o negativamente, a la industria manufacturera, a la agroindustria y, en ocasiones a todos los sectores productivos. Ese tema es el de la sostenibilidad de las empresas industriales y específicamente, queremos conversar sobre caña , azúcar y melaza sostenible.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana siempre ha estado alerta ante factores del contexto, nacionales o internacionales, que afectan la sostenibilidad de nuestras empresas, hemos planteado posiciones y propuestas y en ocasiones nos hemos opuesto no sólo porque hay decisiones que dañan nuestro sector sino que, de hecho, dañan la reputación del país.

También hemos estado alertas en verificar cuáles son los elementos que al interior de las industrias y en la cadena productiva, social, ambiental y económica inciden en  dicha sostenibilidad.

Hoy conoceremos un caso concreto en que la sostenibilidad se ha hecho presente, la del Ingenio Cristóbal Colón con lo cual este marca la pauta en el sector azucarero para todo el sector nacional y regional.

La sostenibilidad es la garantía de la rentabilidad económica, social y ambiental como certifican Bonsucro y ProTerra,  ahí la importancia de esta charla en este desayuno temático.

Gracias por acompañarnos y prestemos atención a estos cambios culturales que hoy presentara CAEI y Cristóbal Colon.

Muchas Gracias.

 

 

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD en el Desayuno Temático ¨La eficiencia energética, en boca de muchos y en manos de pocos¨, con la participación del Dr. Antonio Isa Conde, ministro de Energía y Minas

     Jueves 14 de septiembre de 2017, 8:00 AM en el Salón Empresarial

La industria representa el 25% del PIB de la economía dominicana. Consume aproximadamente el 38% de la energía generada por el sistema eléctrico nacional. Además, es un gran usuario de combustible. Por lo que no es posible concebir la actividad industrial sin uso significativo de energía y ésta representa uno de los insumos fundamentales en su estructura de costos. Es, por lo tanto, un elemento clave en determinar la productividad y competitividad de nuestras industrias frente a competidores internacionales.

Es por estas razones que el uso eficiente de energía es clave en el desarrollo económico de una nación y el desarrollo es cuestión de todos.

Por ello, desde la AIRD no nos hemos quedado de brazos cruzados. A través de nuestra Unidad de Eficiencia Energética buscamos brindar a las empresas programas y apoyos que les permitan ser cada vez más eficientes en el campo del uso de la energía.

Y hemos celebrado la Segunda Semana de la Eficiencia Energética, que hoy concluimos con la conferencia de nuestro Ministro de Energía y Minas, don Antonio Isa Conde, a quien damos un caluroso saludo.

En este paso ha sido clave el apoyo dado por el BID y la Fundación Chile, aliados estratégicos para la AIRD.

Sin embargo, un elemento clave de la competitividad de nuestro sector productivo nacional lo constituye un servicio eléctrico nacional confiable, competitivo y sostenible financieramente. La AIRD ha planteado que, como todos sabemos, la falta de una solución integral al problema de la energía eléctrica ha tenido graves implicaciones en nuestra vida social y económica, sobre todo, en nuestro desarrollo productivo por la cantidad de recursos sustraídos de otras obligaciones estatales y del bolsillo de los que pagan el servicio sin que haya mejoría ni para el Estado ni para los usuarios.

El Pacto Nacional por la Reforma del Sector Eléctrico está en su etapa final y esperamos que después de un arduo trabajo de casi tres años se firme en los próximos días. Invertimos numerosas horas en lograr consensos de muchas acciones calendarizadas para obtener lo que debimos haber alcanzado desde que se aprobó la Ley General de Electricidad en el 2001. Por ello, el pacto sólo dará verdaderos frutos si aplicamos cabalmente lo acordado y si existe voluntad política de cada uno de los actores para aplicarlas. Contamos con ello señor ministro, porque un país sin un sistema eléctrico sostenible y competitivo es un país que nunca podrá superar la brecha del sub-desarrollo.

Pero sólo sabremos si realmente el Pacto Eléctrico será exitoso cuando logremos revertir la desconfianza generalizada de la sociedad dominicana y de los agentes económicos en las instituciones del sector eléctrico.

Desde la AIRD estamos comprometidos con lograr que ese Pacto Eléctrico constituya un antes y un después en los agobiantes problemas del sector eléctrico nacional.

Muchas gracias.

Palabras de Campos De Moya, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), durante el desayuno temático “Sumando esfuerzos públicos-privados para promover las exportaciones”

Martes 5 de septiembre de 2017, 8.00 AM en el Salón Empresarial

Exportar: un desafío de todos

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) ha reiterado una y otra vez la necesidad de que asumamos el desarrollo de una cultura exportadora por una simple razón: cultura es aquello que llevamos tan en la sangre que anda con nosotros, que lo vivimos, que nos apasiona. Ahora vemos en el contexto económico, político y social que nuestro mensaje parece que ha calado. Un ejemplo es el Decreto 275-17 que crea PRODOMINICANA como un mecanismo de coordinación y ejecución de los planes del Estado dominicano en el proceso de implementar la Estrategia Nacional de Promoción de las Exportaciones y Atracción de Inversiones. Es, además, una denominación que debe identificarnos en el desarrollo de esta cultura exportadora de la que hablamos. Saludamos la iniciativa del presidente Danilo Medina y pedimos un aplauso para la misma.

Sin pasión y sin compromiso un Plan no pasa de ser enunciados de meros deseos. En la AIRD creemos que no hay posibilidad de que dejemos pasar por alto como momento oportuno el actual para que ese compromiso y esa pasión se verifiquen en iniciativas, actividades, procesos y, en definitiva, una visión que nos mueva a todos, actores públicos y privados. DE ahí que renovamos nuestro compromiso y continuaremos trabajando con mas entusiasmo con el CEI-RD acorde con los terminos del Decreto Presidencial y las iniciativas de su Director Ejecutivo.

Las estadísticas muestran números rojos en nuestra balanza comercial. La apertura comercial de la que formamos parte nos abre oportunidades, pero también nos obliga a abordar temas de competitividad que son propios de mercados abiertos y no de mercados protegidos como era el nuestro hasta hace menos de dos décadas. Ante esta situación, un Plan es más que bienvenido, pero no como un mecanismo solo de procesos de mediano y largo plazos, sino que debe contener también lo que podríamos llamar “acciones rápidas” que nos permitan un giro en el camino que hemos llevado hasta ahora. La lista de tareas que podríamos incluir es larga, pero entre esas acciones rápidas, me permito enumerar algunas (sin ser exhaustivo).

En primer lugar, requerimos entender los mercados hacia los que queremos exportar. Conocer sus demandas y la capacidad que tenemos de dar respuestas a las mismas. Por ejemplo ¿sabemos qué demanda El Caribe que pueda ser suplido competitivamente por Dominicana? ¿Conocemos nuestros principales competidores por país, por sector, por producto?

También necesitamos conocer la casa, nuestro país productivo. Conocer los exportadores –aquellos que actualmente lo hacen, aquellos que lo han hecho y se han desanimado, aquellos que tienen el potencial de hacerlo-. Entender sus capacidades, sus limitaciones, áreas en las que necesitan apoyo y también áreas en que podrían muy bien ser referente para otros similares, enseñando lecciones aprendidas.

Un elemento clave en el que ya la AIRD ha ganado una amplia experiencia y sigue fortaleciendo cada día, es la creación y fortalecimiento de encadenamientos productivos. A veces parece minimizarse la posibilidad de una “exportación interna” que es lo que ocurre cuando la agricultura, la agroindustria y la industria suplen muchas necesidades del sector turístico, o la industria local necesidades de la industria de zona franca. Un marco de política para favorecer los encadenamientos es clave. Mientras tanto, apoyemos lo que ya está en proceso.

Además, no podemos olvidar lo beneficioso que es para el país en término de estabilidad económica y bienestar el que puedan sustituirse importaciones. Los encadenamientos reducen estas importaciones. Acciones intencionales pueden ser llevadas a cabo para fortalecerlos.

Una virtud de los encadenamientos es el empujar a que la producción nacional tenga cada vez un mayor valor agregado. Esta virtud, sin embargo, ha de ser tomada en cuenta no solo en los encadenamientos, sino en toda exportación, dada las exigencias de los mercados internacionales.,

Para esto, otra acción rápida que podemos acordar entre los diversos actores, es el desarrollo y fortalecimiento de labores de inteligencia de mercado. El desarrollo de un sistema de información que nos permita aportar a cada productor respuestas sobre los mercados del Caribe y Centroamérica, que permita evaluar riesgos y oportunidades, que permita identificar estándares y normas, de modo que nos adecuemos a la misma en un ambiente de competitividad beneficioso para quien compra y beneficioso para nosotros, que queremos vender.

A nivel de riesgo es necesario, por ejemplo, que un exportador al Caribe o a Centroamérica sepa cuáles son los medios de pago, las reglas internas de comercialización, las normas de etiquetado y sanitarias, las leyes relativas a la distribución, así como conocer a los potenciales distribuidores, socios posibles del exportador dominicano.

Al identificar a nuestros competidores no se trata de ver quién produce qué, sino sobre todo de saber de quién y de dónde importan los mercados que a nosotros actualmente nos interesan y los potenciales mercados. Es un modo de saber si realmente en tales productos para tales países podemos decir: somos competitivos.

No puedo concluir estas palabras sin resaltar la necesidad de que la estructura púbico-privada que dé seguimiento a esta pasión y a este compromiso de corto, mediano y largo plazo tenga continuidad. Se sustente en una visión de largo plazo, enunciada de algún modo en la Estrategia Nacional de Desarrollo, y se fortalezca cada día. Confiamos que sea así.

Hoy tenemos un conferencista, Henry Molina, director del CEI-RD, que es un interlocutor fundamental para el sector industrial en cuanto a revertir la situación y en aportar para que estas y otras acciones se hagan realidad. También tenemos tres panelistas: Elka Scheker, Pavel Isa Contreras y Álvaro Sousa. Estos tres profesionales estamos seguros contribuyen con aportes significativos desde distintas posiciones, porque el barco de las exportaciones es un barco que requiere el esfuerzo de todos. El Plan Nacional de Fomento de las Exportaciones está llamado a ser, primero, un fruto de la participación de todos y, luego, una guía que todos debemos seguir.

Muchas gracias

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD durante el Desayuno Temático sobre “Ley de Lavado de Activos y sus Implicaciones para el Sector Empresarial”, con la participación de Marisol Vicens, Pedro Urrutia y Pelagio Alcántara.-

Jueves 20 de julio de 2017-  8:00 a.m., Salón Empresarial

(Saludos).

El lavado de activos se ha constituido en uno de los más terribles atentados contra un crecimiento económico sano, el respeto del orden institucional y un ejercicio saludable de la política. Socava las bases de la tranquilidad social y hace tambalear los fundamentos éticos del convivir ciudadano, puesto que presenta lo fácil como una vía para la adquisición y posesión de riquezas.

Brevemente, podemos decir que el Lavado de Dinero lo podemos entender como la legitimación de activos provenientes de operaciones ilícitas, su entrada y circulación en el sistema económico legal, con la apariencia de proceder de mecanismos legales.

Los métodos para el blanqueo de activos procedentes de actividades ilícitas están muy diversificados en el mundo entero y constituyen una preocupación global. Es tal la magnitud de su significación económica que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en el 2015, reportó que significaba 20 trillones de dólares referidos al lavado de dinero en las 20 economías más grandes del planeta.

Esta empresa criminal opera como una especie de veneno para la economía y especialmente para las empresas formales –constituyendo una amenaza permanente para las mismas-, para las arcas del Estado y para la estabilidad social y política. Digo “veneno” porque primero el crimen busca colocar los recursos provenientes de sus operaciones ilícitas al sistema económico mediante distintos métodos, luego oculta la procedencia de dichos recursos ilícitos que ya han sido colocados y, finalmente, la última etapa del “lavado de dinero” es la integración a la economía formal, al mercado legítimo del sistema financiero nacional.

Ante esta situación es de suma importancia contar con los mecanismos legales suficientes y conocer los procesos que conlleva el blanqueo de activos de modo que sea factible identificar actores, áreas vulnerables, operaciones riesgosas que posibilitan este tipo de delito.

La AIRD convoca este desayuno temático, tomando como referencia la recién promulgada Ley 155-17 o Ley Contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo implicará procedimientos que podrían repercutir en el ambiente empresarial formal si no se toman las medidas de lugar.

Esta Ley responde a la necesidad de perseguir el delito, pero también a la necesidad que tienen los países de garantizar su confiabilidad internacional, bajo las pautas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el cual norma en este aspecto. Su promulgación coloca a República Dominicana entre las naciones que cumplen con las recomendaciones surgidas del GAFI. Es la misma confiabilidad que debe ser garantizada también internamente.

Estamos llamados a conocer sus implicaciones de esta Ley, sus debilidades, las formas que tenemos de cooperar para que el lavado de activo no implique daño al quehacer empresarial, entre otros aspectos relevantes. Especialmente por el énfasis que se ha puesto en los “sujetos no financieros”, de los cuales formamos parte.

Un aspecto nuevo es el de la inclusión de delitos que se consideran precedentes o determinantes del delito de lavado, entre los cuales la Ley enumera: prevaricación y delito cometidos por los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones; delito tributario; piratería de productos; delito de medio ambiente; falsificación y adulteración de medicamentos, alimentos y bebidas.

La AIRD considera que se requiere una reflexión profunda sobre este tema de los precedentes o determinantes, así como sobre otros aspectos que inciden en las relaciones comerciales y relaciones contractuales, las inversiones, la compra y venta de bienes muebles e inmuebles, entre otros aspectos.

Queremos externar nuestra preocupación ya que si no contamos con instituciones fuertes y con reglas de juego claras en las que no exista la discrecionalidad ni propósitos particulares o políticos en las decisiones, si no contamos con una justicia independiente, fuerte, imparcial, esta Ley podría tener repercusiones negativas en las empresas, en la facilitación de negocios y en la atracción de inversiones y hasta podría convertirse en una cacería de brujas que más que bien haga daño a nuestra sociedad.

Cuatro excelentes panelistas expondrán diversos aspectos del tema y, además, nos permitirán formular como preguntas algunas de nuestras inquietudes. Ellos son Marisol Vicens, consultora jurídica de la institución; Pedro Urrutia, socio director de la firma Moore Stephens y Pelagio Alcántara, Encargado del Departamento de Prevención de Delitos del Mercado de Valores de la Superintendencia de Valores.

A ellos agradecemos su disposición. La confiabilidad como formalidad que otorga la Ley 155-17 ha de convertirse en una confiabilidad real, y en eso los empresarios tenemos un papel determinante.

Muchas gracias.

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD durante el Desayuno Temático sobre “Vigilancia del mercado y fortalecimiento de la certeza jurídica entre proveedores y consumidores”, con la participación de la Dra. Anina Del Castillo, directora ejecuti

Jueves 29 de junio de 2017-  8:30 a.m., Salón Empresarial

 

(Saludos).

 

El desarrollo de una nación requiere que sus estamentos jurídicos e institucionales funcionen. En la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) nos esforzamos para que esto se haga una realidad en torno a todas las áreas de la vida de la nación y especialmente de aquellas que tienen que ver con la producción y el consumo.

En el caso de PROCONSUMIDOR, queremos expresar a su directora ejecutiva, nuestra invitada especial de hoy, que respetamos el rol que juega esta institución y que está llamada a jugar en defensa de los derechos de los consumidores dominicanos y como vigilante del cumplimiento de las normas y prácticas de mercado que hagan posible que estos derechos vayan más allá de un pedazo de papel.

La mejor manera de aportar al fortalecimiento institucional de un país es creyendo en sus instituciones, acudiendo a ellas, empoderándolas y respetando sus normas y procesos, pero también haciendo que las instituciones jueguen el rol que les corresponde de manera efectiva, sin dualidades, velando por el cumplimiento de la ley y de las normas de protección al consumidor en todas las empresas, ya sean grandes, medianas o pequeñas, industriales o importadoras. 

En ocasiones, el quehacer de algunas instituciones parece presentar contradicciones entre sí y hasta se provocan parálisis tratando de delimitar las competencias –en el mejor de los casos- o por posibles protagonismos de uno que otro funcionario.

Sin embargo, para la AIRD no se trata de dilucidar quién es el protagonista para hacer lo que debe hacerse en favor de la producción de bienes de calidad y en defensa del consumidor. Es necesario que haya una constante coordinación entre quienes actúan en torno a las reglas que se deben cumplir frente al consumidor. 

Para los industriales, los derechos de los consumidores constituyen un deber que tratamos de cumplir incluso más allá de lo establecido por la Ley, asumiendo estándares y certificaciones internacionales. Un deber que resguardamos con celo, garantizando la más alta confiabilidad y calidad posible, trátese del producto de que se trate. 

Sin embargo, es necesario entender que ofrecer  bienes y servicios que cumplan con todas las normas legales relativas a la salud y a la seguridad del consumidor, entregar información fidedigna respecto de contenido, uso seguro, almacenamiento y descarte de los productos, abstenernos de incurrir en afirmaciones, omisiones o prácticas engañosas, fraudulentas, desleales o que no correspondan a la realidad, respetar la privacidad del consumidor y proteger la información de tipo personal, colaborar plenamente con las autoridades en la prevención o eliminación de cualquier peligro para la salud y la seguridad públicas que se derive del uso de los bienes que producimos,  entre otros, no solo son derechos fundamentales de los consumidores que como empresarios debemos proteger, sino que además constituyen conductas que deben ser cumplidas de manera igualitaria por todos los proveedores para garantizar una competencia sana y leal.  

Por ejemplo, recientemente la Dra.  Del Castillo participó en un encuentro con productores de leche e industriales del segmento lácteo en el cual se debatió ampliamente el tema de la distribución de leche a granel, de tan alto riesgo para la salud de los consumidores. Es un tema que ha despertado mucha inquietud en el sector industrial, temerosos de las consecuencias que puede tener un producto no apto para el consumo humano, sin control alguno, y que se distribuye en miles de puntos en la geografía dominicana. Como AIRD brindamos nuestro apoyo a la labor de PROCONSUMIDOR para reducir tan detestable práctica, violatoria de los derechos de los consumidores a los que hemos aludido.

Otro ejemplo de práctica en que se pone en riesgo la salud de los consumidores y en que no se coloca en pie de igualdad a la industria nacional y a los productos industrializados importados, es la de la resistencia a que los productos (alimentos y bebidas) que se comercializan en el país lleven el etiquetado en español. Etiquetar en español es respeto al consumidor, es respeto a nuestra cultura, es colocar en igualdad de condiciones –ante la Ley- a la producción nacional y a productos extranjeros. La AIRD pide sólo que se apliquen las normas y las leyes, no más, no menos.

Siempre esperamos que PROCONSUMIDOR vele por el cumplimiento de las disposiciones legales y aplaudimos los esfuerzo que diariamente realiza a pesar de los escasos recursos con los que cuenta; pero es necesario hacer mucho más. Debemos demostrar que la comercialización de productos en violación a las normas aplicables existentes, serán sancionados, pues solo así los consumidores y usuarios se sabrán protegidos, apoyarán con firmeza las acciones contra los abusos al consumidor y los proveedores asumirán un mayor compromiso. 

Confiamos en que PROCONSUMIDOR continuará profundizando la labor que viene haciendo y que, con el apoyo de un empresariado y un sector industrial consciente de sus deberes y compromisos con la sociedad, podremos avanzar en favor de los consumidores, el desarrollo institucional y el cumplimiento de las leyes. Avanzar hacia una cultura de “consumo responsable” capaz de sostenerse en el tiempo, producto del esfuerzo articulado y mancomunado de las autoridades, empresas y ciudadanos. En esto, pueden contar con nuestro decidido apoyo.

Muchas gracias

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD durante el Desayuno Temático sobre Mercado de Carbono

Jueves 25 de mayo de 2017-  8:30 a.m., Salón Empresarial

 

Los industriales somos conscientes de que el desarrollo sostenible de una nación se fundamenta en una relación amigable con el medio ambiente y, simultáneamente, capaz de generar riquezas que constituyan fuentes de empleo formal, cohesión social y bienestar para los que vivimos en esta nación.

En este sentido, las actividades productivas deben ser pensadas en una perspectiva de largo plazo y no sólo en perspectiva de explotación intensiva de recursos, especialmente cuando estos recursos no son renovables. Por lo tanto, el desarrollo sostenible implica un pacto social, implica un compromiso que nuestras industrias han asumido con el país.

Un ejemplo de este compromiso lo son las numerosas empresas industriales que han sido reconocidas por sus prácticas ambientales a través del Premio Producción Más Limpia en áreas como energía, agua, materiales, sistemas de gestión ambiental.

En el 2013 fueron reconocidas las siguientes industrias: MercaSID, Induveca, Pueblo Viejo  Dominicana Corporation, Bepensa Dominicana, César Iglesias, Compañía de Electricidad de San Pedro de Macorís (CESPM), Gerdau Metaldom, Argos Dominicana, Agua Crystal, Empresa Generadora de Electricidad Haina (EGE- HAINA), Induspalma  Dominicana, Pasteurizadora Rica y CEMEX Dominicana.

En el 2015, fueron reconocidas: Phillips Morris Dominicana, Induveca, Induspalma, Parque Eólico Los Cocos (EGE-HAINA), MercaSID, INCA, MOLDOSA y Cemex Dominicana.

Este año dichos premios llegan a su cuarta versión y estamos seguros de que de nuevo varias empresas industriales estarán entre aquellas que serán reconocidas con este galardón o reconocimiento.

Es un premio en que se reconocen a empresas que implementan en sus procesos acciones para eliminar, minimizar o en última instancia, valorizar los residuos generados, y al mismo tiempo logren ahorros económicos, haciéndose más competitivos. Es decir, la industria se muestra como abanderada de la reducción de los gases efecto invernadero.

Varios de estos proyectos contribuyen a la disminución de gases con efecto invernaderos y generan rentabilidad tanto económica como social, pero estas utilidades podrían incrementarse si pasan a formar parte del mercado de carbono.

Es un mercado que nació del compromiso asumido para disminuir las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero, consiste en permisos y/o créditos denominados “commodities”, que se comercializan e intercambiar por unidades representativas de derechos de emisión y/o certificados de reducción de emisiones entre gobiernos, corporaciones privadas, organismos internacionales, brokers, bancos, empresarios e individuos.

El impulso mayor se produce en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático celebrada en 1997 en Kyoto, Japón. Este Protocolo prevé tres mecanismos de implementación cooperativa, que los países industrializados pueden usar para cumplir con los compromisos adquiridos para la reducción de la emisión de gases que causan el efecto invernadero: implementación conjunta de programas entre países industrializados y países en desarrollo; Mecanismo de Desarrollo Más Limpio, permitiendo a los países desarrollados acumular certificados de reducción de emisiones, y Negociación de Emisiones Internacionales, en donde unos países que sobrepasan las metas establecidas para ellos pueden vender a otros países que emiten en exceso del límite que se les ha establecido.

Muchos de los aquí presentes no somos expertos en el tema. La Asociación de Industrias de la República Dominicana está interesada en que el sector conozca a fondo los detalles del mercado de bonos de carbono, de modo que podamos insertarnos en el mismo de manera eficiente.

Es un negocio de ganancia para el país, en el sentido de que en nuestro propio territorio reducimos estos gases contaminantes y, además, recibimos pagos por hacerlo. Es decir, podemos obtener ganancias por hacer lo que nos conviene.

Les damos la bienvenida a este desayuno temático que, más que conferencia, es una oportunidad para plantear nuestras interrogantes y obtener respuestas. La globalización trajo consigo muchos riesgos, pero también muchas oportunidades, conozcamos una de ellas.

Muchas gracias.