Palabras de Richard Aróstegui, vicepresidente de la Directiva Nacional de la AIRD en el Desayuno Temático ¨Cemex: Ayudando a construir un futuro sostenible en República Dominicana"

Jueves 27 de septiembre de 2018 a las 8:00 a.m. en el Salón Empresarial

(Saludos).

Muchas son las razones por las cuales los industriales dominicanos nos encontramos empeñados en que nuestras empresas abracen la sostenibilidad económica, social y ambiental como una bandera a la cual nos toca aferrarnos.

Hoy escucharemos a don Alejandro Ramírez Cantú, presidente de CEMEX Dominicana, en Acciones Industriales que Transforman. Su presentación lleva por título: “Cemex: Ayudando a construir un futuro sostenible en República Dominicana”.

Me siento entusiasmado con estos desayunos que tocan el tema de la sostenibilidad, que apuestan a acciones industriales que transforman en todos los órdenes. Me entusiasma escuchar como en cada una de las experiencias expuestas: Falcondo, Barrick Pueblo Viejo, Bepensa, CAEI, Phillip Morris y Nestlé se plantea la relación con la comunidad de un modo serio, un compromiso entre partes. Cemex llega a hablar de “nuestros socios comunitarios”, porque los industriales estamos convencidos de que se trata de un compromiso de todos.

En ese contexto hemos enarbolado la bandera de lo que se ha llamado “economía circular”. No lo hacemos por una moda. Lo hacemos convencidos de que el modelo lineal de producción tiene un límite y estamos llegando a él, de que no es sostenible ni social ni económica ni ambientalmente, de que arriesga la herencia a la que estamos obligados con nuestros hijos.

Puede decirse que el desarrollo de una economía circular es clave para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que además de un giro cultural, se trata de un mar de oportunidades de negocios, logrando así que los intereses económicos confluyan con el propósito más alto de cuidar nuestra isla, cuidar nuestro planeta.

No es posible imaginar el desarrollo económico de una nación sin el sector construcción y como eslabón fundamental de ese sector se encuentran las empresas que conocemos comúnmente como “cementeras”, aunque son mucho más que cemento como veremos en la experiencia que escucharemos hoy, la de CEMEX.

Estas empresas son, por ejemplo, eslabón fundamental para la economía circular de la que hemos hablado. Es por eso que la AIRD, en su primera experiencia, incluyó al sector de la construcción, sabiendo que en su proceso generan muchas materias primas secundarias.

Así que, por muchas razones, pero como una que pesa en el alma, nuestras familias, apoyemos el fomento y desarrollo de una economía circular, apoyemos la sostenibilidad.

Muchas gracias.

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD, en Desayuno Temático “Economía Circular: Un modelo de negocios basado en el manejo de los residuos plásticos. Aprendiendo de la experiencia de México”

21 de agosto, 2018 a las 8:00 a.m. en el Salón Empresarial

 

El tren de la productividad tradicional se basa en «tomar, hacer, desechar» conllevando a la generación de lo que se consideran residuos de los procesos productivos, así como residuos sólidos en general. Esta mentalidad está cambiando. El sistema no tiene porqué ser lineal. Se trata de la economía circular, elemento sumamente importante en una industria que busca ser competitiva y sostenible.

Todo residuo del proceso productivo de una industria puede convertirse en materia prima para otras actividades productivas de la misma industria o de otras empresas. Con esto no solo se incrementa la rentabilidad, sino que se contribuye a establecer cadenas de valor y a generar empleos, fomentar el emprendedurismo…

En esa dirección, AIRD ha diseñado un proyecto sobre economía circular porque entendemos –y estamos más convencidos que nunca- que es fundamental movernos hacia el aprovechamiento completo de nuestros residuos industriales. Se trata de negocios, se trata de energía, se trata de generación de empleos y de sostenibilidad.

Hay un conjunto de retos que estamos llamados a enfrentar para instaurar con amplitud este modelo de economía circular. La mentalidad que subyace en el fondo es simple: el desecho no es desecho, es residuo, y el residuo es materia prima, es un recurso. Hoy conoceremos la experiencia mexicana de la industria y el comercio en cuanto a los residuos sólidos, específicamente el plástico. Jorge Treviño, director de ECOCE, es nuestro invitado internacional.

Carlos Rodríguez Álvarez, nuestro director institucional, presentará los objetivos y avances del proyecto de Economía Circular en el país, que la AIRD lleva a cabo con el apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones (BID/FOMIN).

Ambas presentaciones serán comentadas por Jorge Rizek, quien es presidente de la empresa Rizek Vidal Recicladores de República Dominicana.

La economía circular se basa en un nuevo modelo de sociedad que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida y ahorrando así importantes divisas para el país, así como garantizando sostenibilidad ambiental.

Constituye un sistema que busca aprovechar los recursos al máximo. Aboga por utilizar la mayor parte de los materiales biodegradables posibles en la fabricación de bienes de consumo, de modo que puedan ser absorbidos por la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil.

Plantea que, cuando sea necesario –como en el caso de diversos materiales de construcción o de productos plásticos- se apueste a la reutilización de los elementos que, por sus propiedades, no pueden volver al medio ambiente de modo simple. O también darles una nueva vida reincorporándolos al ciclo de producción como una materia prima utilizable para nuevos productos.

En este modelo productivo –así podemos llamarlo- se trata de buscar el equilibrio entre aspectos relativos a la productividad, la rentabilidad, por un lado, y lo social y ambiental por el otro. Ganan las empresas, ganan los consumidores, gana la sociedad.

Como ya hemos dicho, el residuo se convierte en recurso, esta es la principal característica. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza como materia prima para otros productos. Se sustenta en las llamadas 3Rs: Reducir, reusar, reciclar.

Es una oportunidad y un reto. Llamo al sector público y al sector privado, así como a la sociedad en su conjunto, a responder con pasión y compromiso, seguros de que así mejoraremos nuestra productividad sin comprometer la sostenibilidad ambiental de las futuras generaciones.

Muchas gracias. 

Palabras de Celso Juan Marranzini, vicepresidente de la Directiva Nacional de la Asociación de Industrias de la República Dominicana en el Desayuno Temático

“Acciones Industriales que Transforman: Loma Ortega Reverdece: un cierre de mina de clase mundial¨ 

Martes 14 de agosto, 2018

El potencial de desarrollo industrial de República Dominicana es inmenso. En cada provincia del país los recursos de que disponemos, la capacidad emprendedora de los dominicanos, su inclinación a la inversión productiva en pequeñas, medianas y grandes industrias, la flexibilidad de la fuerza laboral que se adapta con facilidad a los cambios, es una riqueza que sienta la base para lo que se llama desarrollo sostenible.

Es decir, el aprovechamiento efectivo de los recursos naturales para satisfacer las generaciones presentes, proporcionándoles desarrollo y bienestar, sin sacrificar las generaciones futuras, a través de preservarles las condiciones ambientales requeridas.

La gran minería es un ejemplo de este enfoque. El caso Falcondo es un paradigma de clase mundial, sustentado en los más exigentes parámetros de minería sostenible. Hoy damos la bienvenida a este desayuno temático a Edwin Deveaux, vicepresidente de Falcondo, quien tendrá a su cargo la presentación principal.

Su exposición tendrá por centro lo que conocemos como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual puede ser considerada como la carta que se han dado las naciones para lograr una mayor calidad de vida para todos.

Este documento fue aprobado en septiembre del 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, siendo la guía de trabajo para los próximos 15 años. Falcondo ha estado involucrada en el logro de los 17 objetivos de esta Agenda incluso antes de que fueran formalmente formulados como tal.

Una de las características de esta Agenda es la integralidad de sus objetivos. No se trata de una visión fragmentada. En esta visión las políticas unilaterales implican una pérdida de oportunidad de avanzar de modo integral. Un objetivo marca o condiciona a otro, en una compleja interrelación entre todos. Además, plantean la necesidad de que nadie se quede atrás. En ese sentido, como lo ha venido planteando una y otra vez la AIRD, “Jugar del mismo lado es importante para no dejar a nadie atrás”.

La experiencia de Falcondo que hoy tendremos la oportunidad de conocer, es un vivo ejemplo de esta integralidad. Todos los objetivos están implicados, unos de modo indirecto, otros de modo moderadamente directos y otros muy directos. Entre estos últimos todo lo relativo a acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante, industria, innovación e infraestructura y educación de calidad.

Una minería responsable implica que, al terminar la intervención en un área geográfica determinada, ésta quede lo más parecida a como fue encontrada originalmente e incluso mejorada, teniendo como pilares la preservación de bosques, el sistema de manejo de aguas, la restauración de bosques, los controles de emisiones.

Un ejemplo de que Falcondo lo hizo y lo hace bien es que actualmente Monseñor Nouel es la provincia con mayor cobertura boscosa del país, con un 62.93%, y La Vega la segunda, con un 60.7%. En comparación con un promedio de 39.7% para el país. En el caso de Loma Ortega, hay que indicar que el 98.6% (aproximadamente 7,000 de 7,150 tareas) del total de la propiedad de la minera en dicho lugar actualmente cuenta con cobertura boscosa.

Sus aportes al fisco también son significativos. El 55% de sus ganancias constituyen impuestos y dividendos al Gobierno dominicano (sin contar las significativas inversiones en desarrollo económico-social, de lo cual nos expondrá los detalles nuestro invitado). Una generación de 2,000 empleos directos de calidad y unos 10,000 indirectos.

República Dominicana tiene un enorme potencial minero. Diversas empresas están en la capacidad –y lo han demostrado- de un ejercicio responsable de esta actividad –de lo cual hoy conoceremos el caso de Falcondo-. No nos neguemos a las riquezas de una tierra bendita, bajo regulaciones que nos garanticen que es una tierra para nosotros y para las futuras generaciones, que no se trata de un bienestar momentáneo, sino de una posible plataforma para la prosperidad a largo plazo, de acercarnos a los objetivos del desarrollo sostenible.

Muchas gracias.

Palabras de Campos De Moya, presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana, Inc. (AIRD), durante el Desayuno Temático “Retos pendientes para alcanzar los nuevos instrumentos financieros”

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) ha reivindicado una y otra vez la necesidad de contar con financiamiento competitivo para el desarrollo industrial del país. Es una demanda que hemos levantado en el primero y segundo congreso de la industria nacional. Hemos avanzado, pero se presentan un conjunto de retos a los que es necesario dar respuestas si queremos una nueva era de industrialización en República Dominicana.

Este desayuno temático tiene ese propósito: escuchar a un conjunto de expertos que nos presenten, desde su óptica, los retos pendientes para que el sector industrial pueda acceder a nuevos instrumentos financieros que existen en el mercado de valores dominicano.

Los expertos que nos acompañarán son: Manuel Cáceres, por el sector de puestos de Bolsa; Yamil Isaías por el sector de Fondos de Inversión; Carlos Marranzini, por las Titularizadoras; Kirsis Jáquez, de los Fondos de Pensiones, y Luis Miguel De Camps, del sector de las Fiduciarias. El panel será moderado por José Gior Ariza.

Con esta actividad se cierra un ciclo. En el 2015 la AIRD dedicó 4 desayunos temáticos y una edición de nuestra Revista HechoenRD al acceso a financiamiento, al mercado de valores y a los nuevos instrumentos financieros para financiar el crecimiento de las empresas. Ahora esperamos dar nuevos pasos.

Los sectores productivos debemos aprovechar el crecimiento del mercado de valores y considerar emitir acciones, sin temor a perder control o transparentar sus operaciones. Los empresarios debemos tomar en cuenta que el mercado de valores facilita un acceso a financiamiento más barato, estable y recurrente para planes de expansión regionales o locales, permite alinear los incentivos de los trabajadores con el bienestar de las empresas vía acciones, garantiza la permanencia e independencia de empresas familiares, ayudando a una mejor transición generacional.

Hoy también veremos otros elementos tales como los fondos de inversión, las titularizadoras, los fondos de pensiones, las fiduciarias, convencidos de que ampliar opciones es un modo de facilitar el acceso a financiamiento.

En este, como en otros temas, en la AIRD sabemos que nos queda camino por recorrer, pero también estamos seguros de que vamos por buen camino. 

Muchas gracias.

¨La Industria: El Corazón del País¨. Conferencia del presidente de la AIRD en el Almuerzo de la Cámara Americana de Comercio

 

En mi nombre y en el de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) agradezco a la Cámara Americana de Comercio el invitarnos a este almuerzo, en el que nos permiten exponer las virtudes y desafíos de la industria dominicana, sector estratégico para el desarrollo económico sostenible y ancla importante para la atracción de inversión extranjera directa.

 

Hoy quiero ser portador de esperanza y optimismo, quiero decir con orgullo que represento a la industria nacional, corazón del país.

 

Nuestra democracia es una democracia joven. Surge pocos años después del ajusticiamiento del dictador Rafael Leónidas Trujillo; y es en ese momento cuando comienzan también a surgir los emprendedores dominicanos que aun sin bancos que pudieran financiarles pusieron sus propios ahorros para apostar a la industrialización del país, iniciando así la transformación de nuestra economía.

 

Hoy día la República Dominicana es, desde el punto de vista de sus indicadores macroeconómicos, una nación próspera, una nación que crece y ha crecido en todas sus actividades en las últimas dos décadas. Líder en Centroamérica y El Caribe, lo que nos debe llenar a todos de orgullo.

Para continuar leyendo el contenido completo del discurso, favor descargar aquí

 

 

Palabras de Campos De Moya, presidente de la AIRD en el Desayuno Temático “La importancia de la protección de datos en las empresas: Lecciones aprendidas de Facebook”

Martes 19 de junio de 2018 a las 8:00 a.m. en el Salón Empresarial

 

Los expertos nos alertan continuamente sobre potenciales crisis que puede vivir una empresa. Estamos preparados para vivir a mucha velocidad, pero dentro de parámetros que consideramos seguros, a partir de procesos que hemos definido y revisado una y otra vez, en manos de profesionales en distintas áreas… pero sucede que toda actividad humana, toda actividad empresarial se realiza en condiciones internas y externas que no son totalmente controlables, en las que pueden accidentes, ataques externos, manipulaciones, desastres naturales y de operaciones.

Hoy Iban Campos, director general de Llorente & Cuenca en el país, nos hablará de la importancia de la protección de datos en las empresas a partir de las lecciones aprendidas por el caso Facebook y la fuga de información de los usuarios de esta red social.

Las empresas generamos datos, información. Establecemos comunicación interna y con nuestro entorno. Somos proactivas en las comunidades en las que nos encontramos insertas y con otros públicos con el cual nos relacionamos como las asociaciones que nos representan, el gobierno central y los gobiernos municipales, los medios de comunicación social, el Congreso, actores políticos y sociales…

La existencia de las redes sociales y su uso democrático por la población y por grupos interesados es un escenario en donde el quehacer de la empresa se consolida, pero también es un escenario en el cual pueden desarrollarse crisis para nuestras empresas, con bases en la realidad o hasta simplemente “montadas”. Constituyen una gran plaza en donde cualquier conversación puede ser amplificada. Además, dichas redes gestionan información, datos, tanto personales como de nuestras empresas. El uso que hacen de dichos datos es algo a lo que estamos llamados a tomar en cuenta, pero también nosotros mismos podemos ser usuarios de datos de millones de potenciales consumidores, segmentar públicos, establecer campañas…y en esa “minería de datos” como la llaman algunos, pueden surgir crisis como la ocurrida con Facebook.

Si no estamos preparados, si creemos que sabremos cómo reaccionar una vez surja una situación crítica y no definimos una estrategia para el manejo adecuado de potenciales crisis, entonces estamos a merced de la improvisación, andaremos buscando culpables en lugar de causas, actuaremos a la defensiva, seremos incapaces de reconocer a tiempo, oportunamente, nuestra responsabilidad. No podremos aprovechar las oportunidades que se presentan para salir fortalecidos.

En el corazón del éxito está la definición de una estrategia y esta definición no puede obviar el conocimiento de las experiencias exitosas de manejo, como tampoco aquellas que mostraron dificultades y llevaron a enormes pérdidas, como fue el caso de Facebook en su momento. Sin embargo, es claro que no todo es estrategia definida, que en el timón de toda estrategia se encuentran líderes capaces de implementarlas, profesionales.

Las estrategias sirven cuando al frente de las mismas se encuentran expertos capaces de implementarlas, de modificarlas sobre la marcha, de ver la totalidad, el entorno –que cambia con mucha rapidez- y adaptar las conductas empresariales a ese entorno cambiante.

De modo cotidiano, desde la Asociación de Industrias buscamos siempre un abordaje constructivo, es decir, que buscamos soluciones a través del diálogo y la negociación. Cada cinco años, aproximadamente, nos hemos involucrado en congresos industriales, convencidos de que no se gestionan las dificultades para ser competitivos de modo automático, sino definiendo estrategias y por eso, junto a otros actores, actualmente nos encontramos celebrando el 3er Congreso Industrial.

En la AIRD, ante las dificultades y crisis no buscamos culpables, sino causas. Vemos retos y oportunidades. Estamos presentes, no rehuimos dar la cara –y nuestros socios y los medios lo saben-, sino que asumimos responsabilidades porque los industriales nos debemos a nuestras empresas, pero sobre todo nos debemos al país y su desarrollo sostenible.

Muchas gracias.