AIRD presenta memorias de gestión y nueva directiva

Campos De Moya llama a seguir trabajando para convertir a RD en nación netamente exportadora

En un contexto mundial en que los radicalismos están a flor de piel, en que los países abanderados de la globalización y la integración hoy están dirigidos por personas que lo cuestionan y las grandes potencias están frente al abismo de guerras comerciales, la Asociación de Industrias de la República Dominicana se ha visto obligada a sortear grandes retos para lograr mayores niveles de competitividad e incrementar las exportaciones.

Así se expresó Campos De Moya, presidente de la AIRD, al presentar sus memorias de gestión en el Almuerzo Anual de la institución. En la actividad también fueron entregados el Galardón al Mérito Industrial a José Vitienes Colubi, y el Galardón a la Labor Institucional en Apoyo al Sector Industrial a la Dirección General de Aduanas en la persona de su director general, Enrique Ramírez.

Además, fue presentada la nueva directiva que liderará la AIRD en los próximos dos años y que es encabezada por el industrial Celso Juan Marranzini.

Nueva industrialización

De Moya afirmó que la AIRD se ha esforzado en fomentar una visión de desarrollo sostenible, lo cual incluye la expansión de las fronteras productivas vía la internacionalización de las empresas y el crecimiento de las exportaciones; el impulsar la innovación y desarrollo como forma de abrir puertas anchas a la Cuarta Revolución Industrial; resolver definitivamente el tema eléctrico con sus múltiples implicaciones; el dotar de normas laborales que faciliten tanto el empleo formal como condiciones dignas para empleados y trabajadores; mejorar la facilitación de comercio, entre otros aspectos del día a día de la institución.

Aseguró que el sector industrial está asumiendo una mentalidad nueva que incluye temas como economía circular, sostenibilidad de las empresas, encadenamientos productivos, énfasis en mejora continua de la calidad, fortalecimiento de la formación del capital humano y operaciones amigables con el medio ambiente.

Destacó el crecimiento económico de la nación y explicó que se requiere seguir trabajando para convertir a República Dominicana en un país netamente exportador de bienes industrializados y agropecuarios y de servicios. Presentó algunos de los logros más importantes de la institución en sus cuatro años de gestión.

Me siento orgulloso de nuestra industria, porque he vivido y he aprendido lo que aporta, lo que construye, lo que anhela y lo que enfrenta diariamente. Por eso dije en una ocasión y vuelvo y lo repito hoy: La industria es el corazón del país”, expresó De Moya.

Dijo que se ha hecho realidad su anhelo de dar paso a la juventud en el sector industrial, lo cual ve cumplido “pues un equipo en su mayoría de jóvenes encabezado por Celso Juan Marranzini, asumirá las riendas de una institución que no me cabe la menor duda de que es una de las más importantes y de mayor incidencia en el país”.

Pin It