Eficiencia energética, Pacto Eléctrico y una cruzada

La firma del Pacto es el punto de inicio de compromisos y procesos

La industria representa el 25% del PIB de la economía dominicana. Consume aproximadamente el 38% de la energía generada por el sistema eléctrico nacional. Además, es un gran usuario de combustible. De hecho, no es posible concebir la actividad muchas industrias sin un uso significativo de energía, constituyendo ésta uno de los insumos fundamentales en su estructura de costos. Es, por lo tanto, un elemento clave en determinar la productividad y competitividad de nuestras industrias frente a competidores internacionales.

Es por estas razones que el uso eficiente de energía es clave en el desarrollo económico de una nación y el desarrollo es cuestión de todos. Puede asumirse como cierta la expresión que indica que la energía más barata es aquella que no se utiliza. La eficiencia energética es, precisamente, el reducir la energía que requieren para sus procesos productivos y administrativos.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) celebró la Segunda Semana de la Eficiencia Energética. En ella participaron técnicos nacionales y extranjeros y fueron discutidos temas muy importantes tales como: Competitividad, medición neta, aportes y tendencias, potencial de ahorro, mejores prácticas, así como otros aspectos técnicos de la eficiencia energética en República Dominicana. También la Asociación aprovechó para presentar su Unidad de Eficiencia Energética, la cual brindará de modo sistemático servicios a sus asociados. Es un proyecto que busca enfrentar algunos de los problemas que encuentran las industrias a la hora de querer implementar mejoras en el uso de la energía.

Entre estos problemas se encuentran: asimetrías de información entre empresas que ofrecen servicios y productos destinados a la eficiencia energética y empresas que los reciben, desconfianza y dificultad para generar nuevos negocios e impulsar la eficiencia energética y falta de instrumentos financieros específicos que permitan dar soporte a este tipo de proyectos.

La Unidad de Eficiencia Energética tiene, entre sus objetivos, promover la eficientización y disminución del consumo energético industrial, así como identificar a suplidores de productos y servicios de eficiencia energética y energía renovable que sean confiables y con calidad, así como impulsar instrumentos financieros que resulten adecuados para las empresas.

Entre los servicios ofrecidos está la información, el financiamiento a través de la banca y capacitación. También vale destacar el Sello a la Excelencia en Eficiencia Energética, que tiene por objetivo reconocer a las empresas, entidades públicas y privadas y entes locales que hayan llevado a cabo actuaciones destacables en el campo del ahorro, de la eficiencia energética, del fomento de las energías renovables y las nuevas tecnologías energéticas promoviendo y logrando generar una cultura organizacional sobre el buen uso de los recursos energéticos. El Sello contará con varias categorías: industria, sector público, turismo, comercial y servicios.

Un servicio eléctrico confiable

Sin embargo, el tema de la eficiencia energética tiene un marco: la necesidad de un servicio eléctrico nacional confiable, competitivo y sostenible financieramente. La falta de una solución integral al problema de la energía eléctrica ha tenido graves implicaciones en nuestra vida social y económica, sobre todo, en nuestro desarrollo productivo por la cantidad de recursos sustraídos de otras obligaciones estatales y del bolsillo de los que pagan el servicio sin que haya mejoría ni para el Estado ni para los usuarios.

El Pacto Nacional por la Reforma del Sector Eléctrico está en su etapa final y la AIRD espera que después de un arduo trabajo de casi tres años se firme en los próximos días. Numerosas horas se han invertido en lograr consensos y pensar en acciones para obtener lo que debió haberse alcanzado desde que se aprobó la Ley General de Electricidad en el 2001. Por ello, el pacto sólo dará verdaderos frutos si se aplica cabalmente lo acordado y si existe voluntad política de cada uno de los actores para aplicarlas. Es necesario que así sea porque un país sin un sistema eléctrico sostenible y competitivo es un país que nunca podrá superar la brecha del sub-desarrollo.

El pacto eléctrico no termina con la firma. La firma del Pacto es más bien el punto de inicio de compromisos y procesos para revertir la situación de desconfianza generalizada de la sociedad dominicana y de los agentes económicos en las instituciones del sector eléctrico.

La AIRD está comprometida con lograr que ese Pacto Eléctrico constituya un antes y un después en los agobiantes problemas del sector eléctrico nacional.

Isa Conde: una cruzada

“El uso eficiente de energía debe convocarnos a todos y todas como uno de los principales desafíos para el desarrollo del país y para conseguir un sistema eléctrico sostenible. Acompáñennos en ésta, que debe ser una lucha constante por la eficiencia energética”, así se expresó el Ministro de Energías y Minas, Antonio Isa Conde, en el desayuno que cerró la Semana de la Eficiencia Energética y que llevó por título: “La Eficiencia Energética, en boca de muchos y en manos de pocos”.

Isa Conde llamó a convertir el reto de la eficiencia energética en una cruzada. Para el Ministro los esfuerzos hechos son dispersos e insuficientes. Al referirse al proyecto ejecutado por la AIRD sostuvo que “la pena es que planes como estos no sean replicados por toda la sociedad porque, si así fuere, tuviéramos un impacto enorme en la reducción de la divisa que necesitamos para el pago de la factura petrolera, pero también la carga se reduciría en los presupuestos de las empresas (grandes y pequeñas), así como en los hogares.

El país debe afrontar de manera decidida los retos pendientes en materia de eficiencia energética, desarrollar un marco legal y establecer políticas públicas que contribuyan al uso eficiente de la energía.

Una ley de eficiencia energética es el instrumento ideal para establecer el marco regulatorio necesario. Es por ello que con la suscripción del Pacto Nacional para la Reforma del Sector Eléctrico y en cumplimiento del Artículo 10 del Decreto No. 389-14, que convoca al Pacto, deberá impulsarse esa legislación.

Colaboración AIRD-El Dinero

Septiembre de 2017